REUNIÓN 6: EL CRECER 2


 Orfebres laboriosos sentados en torno a una mesa., desde la teoría y desde la vivencia, desde la experiencia, desde la capacidad de análisis de nuestra vida cotidiana,  desde nuestro estar, desde nuestro ser, desde la realidad socio-histórica  de la que participamos, desde nuestra realidad psíquica en continuo devenir. 

La aventura del viernes. Rueda de presentación para comenzar  la sesión. Caras nuevas. Desde luego,  un placer, un honor poder compartir este tiempo. Pudiera parecer que a medida que van pasando las reuniones vamos “creciendo” en numero y … bueno es que así sea. Y … aquí está el relato.

Sin calentamiento, a quemaropa, le  salta la pregunta a quien inicia esta historia: ¿qué quieres decir cuando te refieres al crecer?.Crecer … como ejercicio de holas y de adioses camino de la autonomía. Que no es lo mismo que crecer como ejercicio de holas y adioses camino de la autosuficiencia. En la autosuficiencia aparece un rastro de soledad y distancia de los otros, en el creer  en autonomía existe una clara marca de los otros. Difícil analizar nuestro ser individual si no nos consideramos constituidos desde lo social, eso sí, con capacidad constituyente. 

 Los adioses no terminan de colocarse en el grupo, en ese deseo de buscar una definición del crecer. Siempre el dolor asociado a lo que no gusta, a lo que nos hace sufrir, a lo que machaca. Tratar de matizar esa palabra con otro sentido es complejo.

El lenguaje, como instrumento para compartir intersubjetividades. La vida dentro de las palabras. El lenguaje como espacio de referencias compartidas. Tan rico y… ,al tiempo, tan  limitador. Clarificar términos es complejo, cada uno desde sus espacios vitales, desde sus espacios de formación, desde sus espacios de reflexión, desde la esencia  del sentido que cada uno de nosotros otorga a cada palabra.

El dolor como momento de decir adiós, como consciencia de que algo cambia, como necesidad de hacer conscientes esos cambios para poder decir holas plenos y pletóricos, para llenar esos holas de sentido, para comprender la esencia de los adioses,  en fin … complejo .

Y desde la construcción se puede ir creciendo, tal vez no exista necesidad de que se produzcan pérdidas para crecer, tal vez no exista necesidad de decir adiós, a nada ,para creer. Tal vez todos sean holas, tal vez el crecer se asocia a lo que agrada, a lo que gusta, a lo que nos hace sentir bien. Tal vez sea así. Tal vez.  Y el crecer como cambiar .Y el crecer como incorporación, como asimilación, como elaboración de vivencias, relaciones, vínculos. El crecer como espacio del buen-estar. El crecer como  evolucionar. Y … el decrecer como involucionar. Crecimientos buenos y crecimientos malos. Crecimientos que exigen el ser asocial, decrecimientos que suponen entrar en el juego.  El crecer como el enfrentarse a los propios miedos, el luchar por lo que se quiere, el hacer lo que se quiere. El crecer como cargar energías para seguir creciendo y, sin embargo, ¿qué le pasa a nuestro Universo que decrece de manera progresiva y … continua?. El crecer como aprender a vivir, como aprender a mirar, como aprender a sobrevivir. El crecer como  el madurar interior. El crecer como un cambio que supone aumento, entendiendo el aumento como enriquecimiento, como ser,  el que uno es naturalmente. Eso sí, ¿qué es eso de ser lo que uno es naturalmente?,¿cómo sabe uno cómo tiene que ser? ¿Acaso ser naturalmente  nos impone  ser individuos individualistas dónde lo colectivo pierde su capacidad constituyente?, ¿es eso posible?. Pero… ¿se puede hacer compatible el ser natural, el ser uno mismo con tener un proyecto de ser entre varios posibles?, ¿somos nosotros los creadores esenciales de nuestros proyectos de ser?. Seres constituyentes, claro, ¿podemos negar el ser constituidos desde lo social? 

 Ponerse metas y crear proyectos de vida da sentido a la propia vida. Tal vez ,en ocasiones, ese sentido puede llegar a perderse, tal vez hasta se llegue a tener la sensación de que en la vida no se ha crecido,  tal vez la pura intendencia , el hacer cotidiano, limiten nuestra capacidad de visualizar nuestros proyectos. Perder esa visualización global, esa utopía en relación a la propia vida, que sigue un camino a lo largo, al largo plazo, rompe el sentido de la vida  y  pudiera llegar a pensarse, a sentirse, que la vida pierde sentido, hasta el extremo de que algunos lleguen a sentir la necesidad del suicidio, la necesidad de materializar ese suicidio entendido como coronación de una vida sin sentido. El suicida  entendido como muerto endógeno.

Y …  ¿cuándo fue la última vez que nos sentimos crecer?, Y… ¿cuál es el papel del profesor en ese crecimiento? Buena pregunta, pero … ¿los profesores han de ser educadores, han de ayudar a crecer?,¿habrá tantas formas de entender el crecer como profesores haya? El profesor como modelo de estar, el profesor  como modelo de ser, como sabedor del lugar que le corresponde, el que tiene que ocupar cuando le corresponde, ya es un educador. El profesor como acompañante, el profesor como el capaz de andar al lado de los alumnos. Tal vez los profesores ayudan poco a crecer  y … los alumnos aprender aunque se les enseñe poco. Y … ¿cómo sabemos si nuestros alumnos han crecido o no han crecido?

No debemos olvidar que la escuela es un espacio de vida, un espacio de crecimiento o decrecimiento. La escuela como institución nos constituye como seres sociales. No podemos negarle su carácter constituyente. Eso es, un espacio  formado por los grupos que en ella participan y que tienen o deberían tener la capacidad y la responsabilidad de ser generadores de espacios de crecimiento desde la reflexión compartida, desde la vivencia reflexionada, desde el esfuerzo creativo que exige  la cooperación. Las metodologías al servicio del enseñar y del aprender, los criterios organizativos al servicio del enseñar, del aprender, son elementos a tener bien en consideración en el crecimiento de los alumnos y ¿acaso los profesores no crecemos en contacto con esos alumnos, con esos espacios educativos, con esos compañeros educadores?

Y … los padres ¿qué papel ocupan en este proceso de crecer?

 El relato termina y las preguntas se multiplican. La historia está por terminar. Tantas historias por  crecer, por continuar como fuimos en torno a esa mesa. Tal vez la experiencia compartida de ese viernes, que ya es relato y se ha transformado en parte de la historia desde grupo de reflexión compartida, nos ayude y nos apoye en el  crecer como personas,individuales, que somos y … como grupo en el que participamos.  

Guadalupe.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2 Comentarios en “REUNIÓN 6: EL CRECER

  • fpnmadrid

    Excelente síntesis Guadalupe, no sólo intelectual sino vivencial, desde lo concreto y los sentimientos que no veo siempre durante las reuniones.
    Sirva como evaluación de la misma decir que siento una tendencia en ciertos momentos a lo abstracto y a las ideas en vez de hablar de nuestras creencias y desde nuestro yo particular, tal vez sea el impulso de la filosofía a volar, pero es tan importante el tomar tierra también.
    El grupo va creciendo poco a poco, creo que en todos los sentidos, aprovecho el tema para dar las gracias a todos por el esfuerzo…

  • Rafael

    Buena síntesis. Solo pediría, si es que se puede pedir, una cosa (luego puede ser borrado este comentario que escribo): dividir el texto en párrafos (los otros posteos también son así, por tanto debe ser problema del copiar y pegar) porque si no es muy difícil leerlo, y quitar los puntos después de los signos de interrogación, que a buen seguro es problema del teclado y/o software.
    Me gustó mucho estar en la reunión.
    Un abrazo.