La trascendencia, según Paulo César