LOS LÍMITES (Seminario 4 noviembre 2011) 2


· Límites que genera una enfermedad: esto sugirió distinguir entre límite y limitación. Se propuso que  límites los puede haber buenos o malos, pero que las limitaciones siempre se entienden en un sentido negativo.
· Los límites como fronteras: los límites son aquello que separa una cosa respecto de otra. Un ejemplo pueden ser las normas, que separan lo que se debe de lo que no.
· Hay límites positivos: como pueden ser aquellos límites que nos imponemos los sujetos libres.
· Se discutió si las limitaciones, físicas por ejemplo, son pensadas como tales, como límites, en función de una realidad objetiva, según la propia percepción del sujeto o según una medida impuesta socialmente. Se trataron diversos ejemplos: personas con síndrome de down, personas con enfermedades graves contraídas, personas ciegas de nacimiento, personas que pierden la vista, etc. Se debatió si todas estas enfermedades o dificultades son en sí mismas limitaciones o si pueden, por el contrario, ser pensadas de otro modo.
· La muerte, la vejez o la infancia: se puso en discusión si son o no limitaciones, y en qué sentido. Los tres ejemplos presentan carencias respecto de una vida humana “normal” plena, y por ello se defendió considerarlos estados “limitados”.
· Los límites que nos imponen desde fuera y dificultan nuestra acción: éstos vendrían a ser limitaciones de carácter psicológico. Se puso el ejemplo de cuando queremos hacer algo y nuestro entorno nos incita a dejarlo por parecer imposible, aunque en mucho casos se demuestra lo contrario


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2 Comentarios en “LOS LÍMITES (Seminario 4 noviembre 2011)

  • fpnmadrid

    Comentario de Juan Carlos

    Interesante recordatorio que permite hacerse una idea de lo que
    discutimos y reflexionamos sobre los limites y sus múltiples y
    diversas interpretaciones, su comprensión como limitaciones o
    carencias, como barreras o imposibilidades y, también, una vez
    aceptados o reconocidos y superando su aspecto negativo, como retos
    que nos invitan a crecer y desarrollar otras potencialidades que
    tenemos y buscar nuevas posibilidades para seguir construyéndonos.
    Sólo hay un aspecto en el que me gustaría insistir y es la diferencia
    entre los limites con que uno se encuentra, ya sea de nacimiento ya
    sobrevenidos, y como reaccionan los otros, ya sea la sociedad como un
    todo o nuestros familiares y amigos, ante ellos, como actúan y
    responden ante los limites que tenemos. Hablamos, y creo que es
    importante, de cómo la sociedad puede o bien penalizar y marginar a
    los “limitados” o bien facilitar la superación de los mismos y apoyar
    el crecimiento y desarrollo digno de las personas que están siendo
    afectados por esos limites. Es decir, nos planteamos no sólo cómo
    vivimos nosotros los limites, sino como los viven los demás y la
    sociedad, como reacciona ante estos.
    Bueno, felicitándonos por haber podido realizar un Café Filosófico
    bien surtido de bollos y pasteles, y, claro está, de ideas y opiniones
    diversas, me despido invitándoos a la próxima sesión en diciembre.

    • Montse Huertas

      Hola a tod@, felicitaros por vuestras reflexiones (me dais envidia, me encantaría asistir a vuestros “filocafebollos”). Me gustaría señalar del resumen una cosa con la que no estoy muy de acuerdo. No entiendo que vejez e infancia “presenten carencias respecto de una vida humana “normal” plena y los llamemos estodos “limitados””. Creo que la propia perspectiva de cada etapa te va fijando la plenitud en términos de ella misma, desde la propia etapa, y por tanto se puede o no, vivir una infancia o vejez en plenitud. Sólo los consideraría “estados limitados” si comparásemos sus perspectivas con otras, o con la denominada “vida humana normal”.
      Salud a tod@s